Keep Calm § Keep Writing

septiembre 29, 2012 Comentarios desactivados en Keep Calm § Keep Writing

Keep Calm and Carry On

Keep Calm and Carry On.

¿Alguna vez viste ese póster rojo de letras blancas? Seguro que sí. Podría haberlo hallado a los dieciséis, pero descubrí su magia con veintiséis, a raíz de una postal enviada por una ex desde un rincón londinense.

Freedom Is In Peril. Defend It With All Your Might”; “Your Courage. Your Cheerfulness. Your Resolution Will Bring Us Victory” y “Keep Calm and Carry On”, en ese orden. Tres fases de una campaña promovida por el Ministerio de Información británico que arengaba su pueblo en caso de embutirle en las hostilidades de la Segunda Guerra Mundial. Motivos de sobra para colgar pocas unidades de propaganda, porque si encima de puta ponía la cama, el populacho igual les corría a hostias.

A  principios de los 2000 se encontró una copia de Keep Calm and Carry On en una librería de Alnwick. Sus réplicas circularon rápidamente por el colectivo y antes de rescatar las otras dos consignas de los archivos, la marca estaba relanzada. Freedom Is In Peril. Defend It With All Your Might y Your Courage. Your Cheerfulness. Your Resolution Will Bring Us Victory desaparecieron en el presente siendo los más distribuidos de su época (de hecho, el último diseño jamás llegó ver la luz del sol). También podríamos achacarlo a otras causas.

Vuela un momento al inicio de la guerra. Caminas con los hombros encogidos por la ciudad, compras el pan mirando al cielo e impides que tus hijos jueguen en la calle por si pasa un avión y los convierte en picadillo con munición del calibre cincuenta. Los panfletos colgados en las paredes deben enardecer tu espíritu patrio o apaciguar tu instinto animal deseoso de salir por patas. La misión de esos trozos de papel es activar algún resorte en tu cabeza de ciudadano en lo que tardas en pasar de largo el cartel.

Por muy bien elegidos que estén los colores y muy cuidada la tipografía, no consigues efecto alguno en un transeúnte alterado con dos eslóganes de trece sílabas, diez palabras y cuarenta letras, uno y diecisiete sílabas, diez palabras y cincuenta y nueve letras, el otro.
Keep Calm and Carry On son cinco sílabas en cinco palabras; menos de cuatro letras por palabra. Eso sí son formas, copón.

Aunque hay más.

Freedom Is In Peril. Defend It With All Your Might

Freedom Is In Peril. Defend It With All Your Might. — La libertad está en peligro. Defiéndela con todo tu poderío.
Libertad, concepto abstracto amenazado por la guerra, también incorpóreo y construido sobre el miedo al dolor, la incertidumbre de cuándo vas a irte al otro barrio y materializado al vestirlo con armas, uniformes, vísceras y cadáveres. Defiende la libertad con el poderío. ¡Poderío, dicen! Cómo se nota el recado venido de quien se permite hablarte con la vaguedad del que manda cocinar sin la más remota idea de qué es un fogón. Casi falta un “As Soon As Possible, Porfaplis“.

Your courage. Your Cheerfulness. Your Resolution. Will Bring Us Victory

Your Courage, Your Cheerfulness, Your Resolution Will Bring Us Victory. — Tu coraje, tu ánimo, tu determinación nos traerá la victoria.
Coge tu arrojo y tu denuedo –también abstractos, claro–, mientras mueres de hambre, y emplea tu osadía. ¿En no desfallecer? ¿En nutrirme del miedo? Ah, en traerte la victoria. ¡Cómo no se me había ocurrido antes! Amén de mantenerme vivo, encima te arreglo la papeleta de un sarao en el que yo ni pinché ni corté.

Con tan poco mensaje, indefinido y demasiadas palabras, lo raro fue que el pueblo británico descartara tirarse acantilado abajo cuales Lemmings.

Keep Calm and Carry On. — Mantén la calma y prosigue.
Dos órdenes sin discusión posible, desapasionadas, precisas. Ni la exigencia del póster verde ni la alegoría del azul. Mantén la calma induce a la tranquilidad y a fluir a un estado de paz en el lector suavizando frases venideras. Carry on posee tantas acepciones en inglés, tan dinámicas y vitalistas, que si faltara Keep Calm mitigando la potencia, bien apuntalado delante, la mitad de los anglosajones hubieran cometido alguna locura. O no, que la flema es la flema, tú.

Menos palabras para un mensaje claro son más.

Tardé en percibir las implicaciones de una frase tan sencilla, aunque fue en la magia de entender cómo funcionaban esos vocablos donde encontré razones para aferrarme a la cuerda de la escritura. Quizá por eso –y a pesar de los recuerdos traídos por la postal–, cuando flaqueaban mis fuerzas y creía que jamás rubricaría, me sentía el picateclas más miserable del mundo o la pereza podía conmigo, rezaba letanías apremiantes que hoy, sin dudarlo, cristalizaría en mantén la calma, sigue escribiendo.

Y decidí que si algún día abría un weblog como este, la cabecera honraría aquellas letanías.

Keep Calm § Keep Writing

Keep Calm and Keep Writing

Anuncios

Etiquetado:,

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Keep Calm § Keep Writing en Vincenzo Sastre.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: