El método del copo de nieve

octubre 1, 2012 Comentarios desactivados en El método del copo de nieve

Snowflake

(Photo credit: J. Star)

Dicen que el secreto de la naturaleza reside en ser puras matemáticas: razón áurea, fractales, esas hierbas. Jamás pensé que la estructura de los cristales de los copos de nieve pudieran inspirar una fórmula para contar historias. Afortunadamente, StumbleUpon me la incrustó delante de las narices.

Randy Ingermanson diseñó un método basado en el despliegue exponencial de la estructura de los cristales de los copos de nieve. Partimos de una frase simple que aflora otras, de las que brotan aún más… Justo como un fractal. El Método del Copo de Nieve permite montar un esqueleto flexible e ir endureciéndolo en diez pasos y permitiéndonos volver sobre ellos cuantas veces sea necesario. Tal que así:

  1. El gancho.
    — Una hora.
    Hazte con una frase que encierre un resumen de tu narración. Cuenta de qué va tu libro en diez segundos. Estaría bien verla al principio de tu novela.

    • Intenta que sea de menos de quince palabras.
    • Sin nombres.
    • Acota qué personaje tiene más que perder y qué quiere ganar.
  2. Crea un resumen, expande el gancho a un párrafo.
    — Una hora.
    La primera frase enmarcará la historia, las siguientes los puntos de inflexión o conflictos. La última debería explicar el final del libro.
  3. Esboza tus personajes y su historia a un párrafo.
    — Una hora.
    Búscales nombre y responde: ¿Qué les mueve (codicia, amor, venganza)? ¿Qué objetivo material persiguen? ¿Qué les impide conseguir su meta? ¿Qué deberían aprender durante la historia? Resume las respuestas en una frase y colócala al principio de las fichas respectivas.
  4. Crea una sinopsis, expande cada frase del resumen a un párrafo.
    — Varias horas.
  5. Cuenta la historia que tienes desde el prisma de cada personaje.
    — Un par de días.
    Esto debería describir a tus personajes. Usa páginas enteras para los principales, medias páginas para los secundarios.
  6. Crea una propuesta, expande cada párrafo de la sinopsis a una página.
    — Una semana.
  7. Detalla cada personaje, cuenta cómo evolucionará y cómo terminará.
    — Una semana.
    Redondea tu propuesta con este paso.
  8. Crea una lista de las escenas de la novela partiendo de la sinopsis.
    — Una semana.
    Rellena una hoja de cálculo –ugh, Excel–, monta una escena por línea, especificando:

    • Quién participa.
    • Qué sucede.
    • Quién la cuenta.
    • Qué capítulo acoge la escena.
  9. Crea una descripción de varios párrafos para cada escena.
    Introduce algún diálogo, esboza el conflicto y si no lo hay, créalo o descarta la escena. Debería darte para un par de páginas por capítulo. Imprime y anota las ideas que acudan en los márgenes.
  10. ¡Escribe el primer borrador!

Raro es el autor que al preguntarle cómo diseña su novela, responda algo distinto a “empiezas con una frase y construyes alrededor hasta tener una historia“. En realidad, no hay otra forma de escribir una novela. Los autores, además de por su estilo, se distinguen por su planificación antes de sentarse a redactar, cómo perfilan y esbozan su libro y apuntalan los rieles de su tren de pensamiento antes de que circule.

Este método es bonito, ordenado y maleable aun con tres desventajas.
Por un lado solo permite esbozar la trama. Apenas caben esos detalles que vestirán escenas y marcarán a tus personajes. Y aunque depende de cómo escribes y las situaciones suelen disponer el sentimiento, podrías contemplar montones de notas desechables o perderte antes de la última fase. ¿Sientes un tono para una secuencia? Apunta y ya juzgarás fríamente al final.
Por otro lado –y como era de esperar viniendo de un ingeniero de sistemas–, el método es tremendamente cerebral, especialmente en el apartado de la hoja de cálculo. Puede parecer intimidatorio y prosaico con tanto planificar y acomodar. No olvides que ordenar también despierta la creatividad y que estás jugando a colocar los ingredientes de la historia que quieres contar. Si tienes claro ese hilo, escribir será un paseo.
El método es lento hasta ponernos a teclear de verdad. Si eres un autor de ánimo voluble o amante del fluir de Kerouac, buscas otros métodos. A pesar de la valoración temporal aproximada, el propio autor se sincera al asegurar que podemos llegar al punto tres al cabo de semanas.

Basándose en la creación de historias y de personajes, recomiendo que le eches un ojo, pruebes con una aventura de pocos protagonistas y te quedes con los pasos que te acomoden. A fin de cuentas, nadie pondrá una pistola en tu sien para que escribas como otro quiere.

¡Si te sirvió, comparte qué tal te fue!

— · —

Más acerca del método del copo de nieve:
The Snowflake Method por Randy Ingermanson
Writer’s Cafe

Anuncios

Etiquetado:, ,

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El método del copo de nieve en Vincenzo Sastre.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: