Unchained Tour, viajando y narrando

octubre 3, 2012 Comentarios desactivados en Unchained Tour, viajando y narrando

Imagina por un momento una vida con noches de verano contando cuentos que rondan tu mente desde siempre, a golpe de bourbon, en el porche lleno de polillas de una profesora de literatura llamada Wanda. Creciste así, por lo que el siguiente paso es trasladarte a la capital para seguir relatando tus historias. Y logras narrarlas y ganar un par de premios y un montón de pasta, disfrutas veladas de intenso reconocimiento social; pero a pesar de esas retribuciones y palmadas en la espalda, lo que te llevó hasta allí se marchita.

Descubre que el personal desprecia escuchar, matando cualquier relato antes de nazca o, peor aun, mutilándolos con míseras vivencias carentes de narrativa o rellenadas de héroes de fútbol, baloncesto, estúpidas revistas de moda. Crea una red social de escritores; llámala The Moth. Comparte historias, encuentra a otros como tú en la selva de Internet. Siéntete a salvo durante una temporada.

A pesar de todo, te falta algo y vivir donde estás te aterra y drena. Una pulsión latiendo en tus entrañas bombea una orden, directa a tu cabeza, día y noche: sal pitando. Decides que mejor usas tu imaginación para montarte en esas olas de desasosiego. Llama a Wanda. Cuéntale que quieres volver a acariciar el sueño de los trovadores. Ella responderá “adelante, piensa un buen plan y arrójate”.

¿Sabes esos autobuses americanos de las películas que llevan a los niños al cole, donde Sandra Bullock las pasó canutas en Speed o en los que trasladan a los reclusos de pijamas naranjas? Uno de esos que incitan a pensar que va siendo hora de retirar de la circulación sus colores raídos y su aspecto funcional de lechera vieja.

Pues coge uno.

Deja que unos chavales pinten una base blanca y azul celeste. Permíteles dibujar cuadros –incluso que cuelguen un par de marcos–, rellenarlos con frases de autor, pasajes de libros y escenas de libertad y sueños. Todo muy de los cincuenta. Pintura literaria decorando el vetusto autobús.

Llámalo Wanda.

Ahora llénalo de músicos, de escritores, de autores conocidos y desconocidos; de gente deseosa de contar una historia, su historia; de llegar a tu ciudad después de cientos de kilómetros y, sin parar, adueñaros de un bar, de un camping, de una comuna, de una librería con la única excusa de pasar una noche despiertos con personas anhelantes del tejido del que se crean las leyendas.

Es más, no los llames autores; son raconteurs.

Conduce ese autobús a lo largo y ancho de Estados Unidos. Duerme donde te ofrezcan. Vende tus entradas anticipadamente a través de tu sencilla página web o usando The Moth. Llégate a los sitios a medida que alcancéis los techos de vuestros gastos. Lidia con la aventura de encontraros tirados en mitad de la nada, sin cobertura siquiera. Dedícale una gira a la profesora cuando muera.

Pero sobre todo, contad y cantad vuestras aventuras a quien quiera escuchar.

Esto es el proyecto de George Dawes Green, el fundador de The Moth.

Esto es Unchained Tour.

— · —

Más sobre el Unchained Tour:
Página oficial del Unchained Tour
The Moth
A Bus Called Wanda, Joan Juliet Buck – New York Times

Anuncios

Etiquetado:,

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Unchained Tour, viajando y narrando en Vincenzo Sastre.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: