La conspiración del peor libro jamás escrito

octubre 8, 2012 Comentarios desactivados en La conspiración del peor libro jamás escrito

Naked Came the Stranger

(Photo credit: lizstless)

El columnista del Newsday, Mike McGrady, se retorcía al observar unos estándares literarios menoscabados por el sensacionalismo enfermizo de la televisión y los títulos roñosos de escritores como Harold Robbins y Jacqueline Susann. Desde su prisma, apoyado en las estadísticas del mercado sesentero, el lector estadounidense era el perfecto imbécil.

Para demostrarlo, McGrady concluyó que si vendía un libro sin argumento definido ni profundidad sociológica alguna, con personajes planos, lenguaje burdo, dos escenas tórridas en cada capítulo, parido por distintos autores encubiertos bajo un mismo nombre, entonces quedaría establecido un umbral intelectual con que limpiar las juntas del embaldosado de costa a costa y del norte de Maine al último rincón de Hawai.

Así nació Naked Came The Stranger (Desnuda llegó la desconocida), la historia de los Blake y de cómo, aún interpretando a la pareja ideal en su programa de radio neoyorquino, The Billy & Gilly Show, ella se trajina a mitad Long Island a raíz de descubrirse una cornuda.

En su cruzada, McGrady consiguió enrolar la pluma de otros veintitrés periodistas de nombres dispares como el ganador de dos Pulitzer, Gene Goltz, o el cronista deportivo George Vecsey. McGrady sumó al escuadrón a la torda de buen ver de su cuñada, Billie Young –rebautizada al seudónimo de Penelope Ashe–, quien adoptó la cara pública de esta conspiración literaria a base de maquillaje provocador, escotes y minifaldas de infarto, sosteniendo la pantomima del tour de promoción y convirtiéndose en abanderada estadounidense de la liberación sexual de la mujer.

A pesar de las críticas negativas de la talla de “es una estúpida novela primeriza sin valor alguno” o “con mucho esfuerzo, podría mejorarse hasta ser un libro muy malo”, el experimento devino un éxito total y rotundo. A principios de agosto de 1969, en prime time, McGrady, Young y el ejército de reporteros revelaron el fraude. Las ventas estallaron y la edición inicial de 20.000 copias finiquitó el 1 de septiembre de 1969, cantando 110.000 impresiones el 15 de diciembre de ese mismo año, facturando millones de dólares y durando dieciocho semanas en lo alto de la lista de los más vendidos. El resultado estaba claro: los estándares importaban un real carajo a un público que recibió con los brazos abiertos semejante dosis de sexo despendolado y, faltaría más, demandó enfervorecido más volúmenes, dando el pistoletazo de salida a una saga.

McGrady recaudó un pellizco interesante con la serie, existe una película homónima y en 1970 publicó Stranger Than Naked, or How to Write Dirty Books for Fun and Profit (Más desconocida que desnuda, o cómo escribir libros sucios por diversión y provecho). Es fácil dilucidar si McGrady sintió sus temores justificados. Lo complicado es intuir hasta qué punto la felicidad del bolsillo se burla del ceño fruncido por una integridad determinada a defender “los estándares respetables de la gloriosa literatura norteamericana”.

Por si tienes curiosidad por saber qué tal está el volumen, todavía lo encontrarás en Amazon en inglés (Naked Came The Stranger) y castellano (Desnuda llegó la desconocida).

— · —

Más información:

OMG Facts
Museum of Hoaxes
20th Century American Bestsellers

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , ,

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La conspiración del peor libro jamás escrito en Vincenzo Sastre.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: