La primera frase

octubre 18, 2012 § 5 comentarios

Kurt Vonnegut speaking at Case Western Reserve...

(Photo credit: Wikipedia)

Tu texto vive o muere en su primera frase. Escríbela como si fuera tu vida en ello porque es en esas letras donde encontramos las ganas de seguir al margen de a qué lado de la trinchera nos situemos. El principio condiciona la adicción o la repulsa del título, del capítulo y del párrafo. Puede que sea la energía empleada, las cuestiones sugeridas o la sonrisa arrancada, da igual el motivo mientras enganche.

Abre la página uno de tus libros preferidos y lee atentamente las oraciones iniciales. Extrae qué comunican, cuántas palabras usan, qué tono fijan. Quizá descubras enunciados breves rasgando tu cerebro a dudas y tensándote en una dirección emocional en el espacio de tiempo de un puñetazo en el ceño. De eso se trata: aunque no uses cada característica, procura tocar las suficientes.

Llamadme Ishmael” en Moby Dick de Herman Melville, por ejemplo, predispone al lector a escuchar a un tipo que se hace cercano cuando pide el tuteo. Además, hoy es el aniversario de su publicación y pecaría al obviarla.

La noche antes de irse a Londres, Richard Mayhew no se estaba divirtiendo“, en Neverwhere Neil Gaiman nos presenta un personaje frente una travesía convertida sutilmente en conflicto mediante la apatía. ¿Por qué se enmustiaba el hombre? ¿Es realmente un protagonista o solo está ahí para despistar? ¿Por qué viajará y por cuánto tiempo?

Todo esto sucedió, más o menos“. En Matadero Cinco, Kurt Vonnegut plantea directamente La Pregunta —¿qué pasó?—, acompañada de otra: ¿por qué la indecisión?

Fue el día en que estalló mi abuela” en La carretera de la muerte de Iain M. Banks, ofrece todos los ingredientes. En ocho palabras establece un tono de humor negro carente de afección, una imagen tan potente como una deflagración y enraíza dos dudas: ¿cómo demonios explota la abuela de quién? ¿Qué más es digno de mención?

Sabiendo qué provoca al lector, veamos cómo ayuda a tus narraciones y ensayos.

Es más sencillo comenzar a escribir sobre un tema con una pegada inaugural cojonuda que con un esqueleto completo del texto. Ojo, en ningún momento insinúo que croquis es prescindible, sino que se potencia con un buen pistoletazo de salida. Borda la primera frase con algo contundente, aunque no sea especialmente brillante. Úsalo a modo de estrella polar. Luego teclea a continuación sin mirar atrás. Total, el borrador siempre es nefasto, así que las palabras iniciales deben ser importantes para ti y nadie más.

Completado el boceto, vuelve a la cabecera. Escribe la frase en una hoja en blanco, si quieres. Léela y cuestiónate si va al grano, si conduce al lector a seguir leyendo, le coloca en una situación tensa, fuerza a que se pregunte qué está pasando, le predispone a un ánimo definido o ataca directamente al centro de la polémica. Si tu apertura cumple un par o más de esas condiciones, acórtala y úsala. Si no, construye una que consiga al menos dos de esos efectos.

jamás empieces por accidentes meteorológicos.

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , ,

§ 5 respuestas a La primera frase

  • Myddna dice:

    A ver, vamos a probar…

    Un libro que me encanta:
    “Yo tenía once años cuando murió mi padre”. – El Fabricante de Lluvia, William Camus.

    Un libro infumable: (me salto la frasecita de cita que comienza el capítulo, creo que eso no cuenta)
    (Aparece tal cual, en mayúsculas)
    “NOTA APARECIDA EN EL NÚMERO CORRESPONDIENTE A ABRIL DE 1974 DE LA REVISTA MENSUAL _NUESTRA VECINDAD_, PUBLICADA EN LA LOCALIDAD DE CORONEL VALLEJOS, PROVINCIA DE BUENOS AIRES” – Boquitas Pintadas, Manuel Puig. El insituto debería haber ardido por regalarme esta cosa.

    La frase del primero es un poco trágica, y ya le pega bien al libro. La del segundo te dan ganas de quemarlo.

    P.D.: “meteorológicos” ;)

  • Vincenzo dice:

    Juas. Otro buen arranque, de Albert Camus, dice: “Hoy ha muerto mamá. O quizá ayer, no lo sé”.

    Albert, mamá. William, papá.
    ¡Qué cosas! :)

    Respecto a Boquitas Pintadas, creo que empezaría a contar por lo que dice la nota; aunque sí da bajón, sí :P

  • […] La primera frase en Vincenzo Sastre […]

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La primera frase en Vincenzo Sastre.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: