Las soluciones del inconsciente

noviembre 21, 2012 § 2 comentarios

Is the traditional business world at war with creativity? (high res)

«Tiene tela que hoy no haya cogido el pincel y sienta que he aprendido más que en semanas enteras pintando…», decía Sutenhabaki en Twitter hace unos días. Seguro que pensaste parecido en algún momento.

Tecnicismos a un lado, se considera que el aprendizaje funciona así: primero desconocemos, luego entendemos, usamos, alcanzamos a explicar con nuestras palabras y, asimilado el conocimiento, lo aplicamos apropiadamente en otras situaciones con resultados satisfactorios. Ese proceso es un trabajo conjunto entre la mente consciente y el ajetreo silencioso de la inconsciente, que carbura detrás de tu consciencia con cuanto se le escapa.

¿Te suena que es en épocas de exámenes cuando nos visitan las mejores ideas? ¿Que en periodos tensos afloran planes de mil áreas distintas a ese asunto urgente que reclama tu atención? Bien: esas ramificaciones son asociaciones libres de la mente inconsciente vertiéndose en la consciente.

Hay quien planifica su día a día linealmente, encargándose de una cosa a la vez; otros danzan por varios frentes abiertos. Escritores que se centran en una novela y otros imparten clase, participan  regularmente en publicaciones y poseen pequeños proyectos satélite variados. Lo curioso es que, en el fondo, no importa lo que planees: rondando un tema —pongamos, una escena—, lo hacemos con todo. ¿Que piensas en ello? Ahí estás, consciente e inconscientemente. ¿Que aparcas el problema? Ya lo trabaja la mente inconsciente. ¿Que duermes? Inconsciente otra vez.

Te lo montes como te lo montes, buscarás soluciones. Y es en esa búsqueda, donde aprendemos.

Sin embargo, del mismo modo que cuanto más buscas algo más te ofuscas en encontrarlo, a veces conviene enfocarse en otras cosas, total o parcialmente diferentes, para llegar a esa solución. Puede que necesites pasear y despejarte respecto ese escollo recibiendo estímulos variados, leer un libro, dedicarle una tarde a la familia, discutir sobre hobbies con amigos, escuchar música o dormir. Deja que tu inconsciente opere a pleno rendimiento, rebuscando asociaciones inconexas como planes extravagantes en épocas de exámenes. Al volver a la mesa de trabajo descubrirás patrones o palabras descartadas apuntando a prismas y, con suerte, a conclusiones.

Nuestra cultura contempla la creatividad como el motor del artista en lugar de una herramienta universal. Simultáneamente, empuja a olvidar que también es la principal capacidad resolutoria. Con la creatividad hilvanamos y combinamos conocimientos adquiridos para llegar a nuevas formas de expresión y perspectivas. Y no es la clase de acto que marche a pleno rendimiento si la sometes al estrés. Mejor dicho: en escenarios de estrés se manifiesta por picos. En lo cotidiano, proporciona resultados menos aparentes, pero más sólidos. Quizá aclare mejor qué acabo de contarte si te digo que una de las razones del procrastinador es saber que trabajaremos en un estado mental más eficiente cuanto más cercanos al límite impuesto.

Personalmente, opto por varios proyectos pequeños sobre la mesa que complementen a uno grande. Si me atasco en uno, cambio a otro, y hallar soluciones a problemas que no tienen nada que ver con el que trasteo en ese momento es casi una segunda metodología.

¿Y tú, cómo funcionas?

Anuncios

Etiquetado:, , , ,

§ 2 respuestas a Las soluciones del inconsciente

  • Suten dice:

    Pues al hilo con mi comentario del inicio del post, ¿por qué no ser oportunista en este caso?, la máxima que rige mi aprendizaje de pintura de miniaturas es conocer la teoría, en algún momento entender el por qué de esa teoría (por ejemplo, porqué diluir la pintura, este momento suele ser más o menos aleatorio como ya has comentado) y luego intentar ponerlo en práctica.
    Es sublime ese momento en que, sin darte cuenta, asimilas un concepto que parecía un dogma y realmente has sabido siempre que tenía una razón detrás. O cuando te vas a la cama después de horas intentando dar con una solución a un problema y justo cuando te estás quedando dormido, aparece en tu mente de una manera clara esta solución.

    Misterios del ser humano. Pensamos mejor sin pensar que pensando.

    ¡Un honor haber aparecido en su blog!

  • Vincenzo dice:

    ¡Ah, el estado de duermevela! Ese da para otra entrada, también :D

    Y sí, pensamos mejor sin pensar que pensando :)

    ¡El placer fue mío!

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Las soluciones del inconsciente en Vincenzo Sastre.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: