[Mis útiles] De clichés y libretas

diciembre 4, 2012 § 1 comentario

Moleskine

(Photo credit: Linus Bohman)

Voy a pedirte que te imagines acercándote a la terraza de un bar. Mete en el cuadro a un cliente que sepas que es escritor. ¿Garabatea una libreta o machaca un portátil? Muévelo a un parque. ¿Qué usa ahora? ¿Y si encontraras a esa persona en unas escaleras?

Clichés sobre autores hay a puñados. Junto con el del whisky o la taza de café y el cigarrillo, escribir un libro a palo seco en un sitio concurrido es el más usado. Y la verdad es que son pocos los que logran tal nivel de inmersión. ¿Leyendo? Seguramente. ¿Editando? Es probable. ¿Creando? Ni de Blas. No, al menos, en la línea de acercarte y que el personaje sonría diciéndote un “nada, aquí, pariendo mi novela y eso”.

En todo caso tomará notas, porque ellas son los padres. Del esqueleto, digo. Son la digna antesala de la creación. Contienen desde las primeras frases nucleares de un relato a los detalles que otorgar a un lector o qué deberías recordarte a la hora de darle a la tecla. Esas porciones de texto anotadas en cualquier espacio son tus marcadores; un post-it, una servilleta, el margen de un periódico, el reverso de una factura.

Me gusta ordenar esas notas y es ahí donde entran en juego mis libretas. Ahora llevo encima una agenda negra, del año de Maricastaña y que cabe en la palma de mi mano, con recordatorios como:

los niños traen luz a una casa
color turquesa cerrando los ojos
movimiento en el útero — recuerdos de cautiverio que buscamos en la libertad

Así leídas, poco se relacionan entre sí, son anclas a un concepto mayor que, en este caso, terminé volcando en un barrunte. O, por ejemplo:

Hullus se balancea en la altura.
Dean siente curiosidad por cómo de rápido se recupera Will de los batacazos emocionales.
Un armario normal en la última planta.

Algunas vienen de post-it o reversos de billete de autobús. Las pasé a limpio en una moleskine negra que guardo sólo para la novela que empecé con NaNoWriMo. Para mí es importante tenerla a mano y anotar y consultarla cuando estoy por casa y, más aún, que contenga las referencias de un proyecto concreto. Por lo tanto, actualmente tengo tres cuadernos: la negra de NaNoWriMo, la clara del compendio de cartas y un antiguo libro de cuentas reciclado que contiene las notas de la obra de teatro.

Las tres están escritas con Pilot v5. Dice la leyenda que se rompen como cualquier otro bolígrafo, aunque son los únicos todoterreno que jamás me fallaron. Bueno, eso y que las plumas serán muy bonitas y tal, sí, pero tienden a pesar demasiado o demasiado poco y son más delicadas. Lo que muy rara vez uso es un lápiz, principalmente porque a menudo uso un apunte mucho tiempo después y con lo que muevo los cuadernos el grafito emborrona cosa mala.

Con esto, ya sabes qué trastos uso en el proceso previo de escritura. ¿Va siendo hora de hablar de lo que uso para escribir propiamente dicho, no?

Anuncios

§ Una respuesta a [Mis útiles] De clichés y libretas

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo [Mis útiles] De clichés y libretas en Vincenzo Sastre.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: