30 creencias y técnicas de Jack Kerouac

diciembre 21, 2012 Comentarios desactivados en 30 creencias y técnicas de Jack Kerouac

English: Jack Kerouac by photographer Tom Palu...

(Photo credit: Wikipedia)

Cuando Allen Ginsberg redactó los primeros borradores que darían lugar a Howl (Aullido), el mayor problema radicaba en el uso de frases extremadamente largas que lo hacían inaccesible. En su búsqueda de la voz espontánea se apoyó en William Carlos Williams y Jack Kerouac y, presuntamente, éste pegó en la pared de su habitación las líneas que traigo hoy.

Vaya por delante que la traducción es algo libre, que el original puede leerse de distintas maneras y que decidí dividirlo en dos secciones principales y sus correspondientes esquejes para no volverme loco.

La primera parte trata acerca del estilo de vida de Jack Kerouac y qué actitudes consideraba clave:

Sométete a todo, abierto, escuchando.
Trata de no emborracharte jamás fuera de casa.
Permanece enamorado de tu vida.
Sé un santurrón loco de la mente.
Acepta las pérdidas para siempre.
Cree en el contorno sagrado de la vida.

Los tics visionarios tiritan en el pecho.
Aquello que sientes encontrará su vía.

Eres un Genio todo el tiempo.
Escritor y director de películas terrenales, patrocinado y angelizado en el cielo.

O lo que es lo mismo: vive una vida que desees vivir. Ten las agallas de intentarlo. Tiene bastante sentido si recordamos que su escritura nacía de mecanografiar una mímica del tren de pensamiento. Más: libérate de los prejuicios y los apegos, recuerda que los puntos se unen, mantén y cultiva un carácter abierto. Corre riesgos y escribe cuando sientas la urgencia, esperando sacudírtela de encima y plasmarla, tarde o temprano. Confía en ti, resumirían muchos.

La segunda parte recoge técnicas y recomendaciones a la hora de darle a la tecla:

Cuadernos secretos garabateados y páginas mecanografiadas salvajes, para tu regocijo.
Conserva el rastro de cada día en la fecha grabada en tus mañanas.
Escribe en el recogimiento y para fascinarte a ti mismo.
No temas ni te avergüences de la dignidad de tu experiencia, lenguaje y conocimiento.
No hay más tiempo para la poesía que el que requiere.
Como Proust, tómate tu tiempo.

Sueña sobre el objeto en un trance fijo.
Cuenta la historia del mundo en un monólogo interior.
Escribe lo abismal desde el fondo de tu mente.
Golpea tan bajo como quieras golpear.
Las innombrables visiones del individuo.
Compón salvaje, indisciplinado, puro, desde las entrañas, cuanto más loco, mejor.
Sufre para abocetar el flujo que ya existe intacto en la mente.
Extirpa inhibiciones literarias, gramaticales y sintácticas.
No pienses en las palabras cuando pares, salvo para ver mejor el panorama.

Trabaja desde la concisión, nadando en el mar del lenguaje.
Escribe para que el mundo vea tus mismas imágenes de él.
La joya del interés reside en el ojo dentro del ojo.
Alaba el carácter en la inhumana soledad sombría.

Un guión es la película en palabras, la forma visual Americana.

Escribe por y para ti, mantén notas fechadas y una rutina diaria. Con eso, acomete la escritura bajo la única regla de dibujar lo más espontánea y fidedignamente posible lo que tú ves. Rinde culto a tu propio prisma y pagar ese derecho con letras que conecten al lector inmediata e íntimamente contigo.

En este estilo estás desnudo en las páginas. Te haces dueño de la vergüenza, dejándote caer con ella, usando la inercia en una narrativa en primera persona emulando el monólogo interior. Y esto queda muy poético, sí, pero si tratamos de plasmar el flujo de pensamiento sin interferencias, rescatando la sección anterior, la respuesta es sencilla: necesitamos el máximo silencio mental posible, libre de ruido, de censor íntimo. Eso obliga a la determinación y a confiar que el resultado sea —recordemos que Kerouac jamás corregía—, además de una visión fidedigna, un texto legible.

De hecho, el segundo grupo abre con la idea de un trance, de una meditación transportando al monólogo que resuena desde las entrañas en una composición desbocada, obviando nuestro propio crítico para conseguir la fluidez necesaria.

En cierto modo, estas 30 creencias y técnicas son una condensación del estilo de vida de la generación beat y su búsqueda de la pureza de carácter, aún despojado de su culto a las drogas. Y quizá sólo sea una enésima exposición de una forma de creer en el mundo, pero en lo literario, en lo que a ti y a mí nos interesa, incluso si cogemos el mensaje más íntimo, rescatamos el de tratar de escribir lo más honestamente que podamos.

(via Brainpickings)

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , ,

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo 30 creencias y técnicas de Jack Kerouac en Vincenzo Sastre.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: