Las 10 mejores bibliotecas de ficción

febrero 21, 2013 § 2 comentarios

Jorge Luis Borges Coin 1899-1999

(Photo credit: TheAlieness GiselaGiardino²³)

Las bibliotecas inventadas carecen de mesura. Con más volúmenes que la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, o casi, sus autores las amaban descontroladamente o cobraron vida y crecieron por sí solas. Flavorwire recopiló hace poco las mejores bibliotecas de ficción y llevar a cabo una selección semejante es tarea ardua, así que no quería ponerme tiquismiquis. Sin embargo, leía el repertorio y escuchaba un chirrido detrás de los ojos, el ruido de una vuelta de tuerca, y comprendí que mi manía de buscar patrones en las listas sin numerar estaba poniendo el artículo patas arriba.

El texto original, para mí, inicia en las estanterías de Karl Konread Koreander, en la Historia Interminable de Michael Ende. No es exactamente una biblioteca y es minúscula, de acuerdo; tómalo como la excepción que confirma la regla y concédeme que un libro de aventuras dentro de un libro, cuya aventura comienza en una pequeña librería, es digna elección.

Lo que está claro que el siguiente punto pasa por el ala de la biblioteca de la Bella y la Bestia. Bueno, que a cualquier cosa le llaman ala, porque sólo era una habitación enorme. ¿Será que por ligarse a la moza, en el amor y en la guerra, todo vale? Aunque, pensándolo bien, es una biblioteca pequeña comparada con la del Hogwarts de las películas de Harry Potter, la Duke Humfrey Library de Oxford en la vida real, que es mayor que en los libros. Y ni combinándolas lograríamos el tamaño de la Biblioteca del Templo Jedi que contiene, en sus tomos luminiscentes, el conocimiento del universo Star Wars. Curiosamente, las tres comparten arquitecturas clásicas en mundos encaminados a lo minimalista.

Hablando de estructuras, la palma se la llevan los laberintos. Desafiando los sentidos de aquellos que los recorren en una suerte de búsqueda existencial, la menor de esas bibliotecas está en la abadía de Melk, en El Nombre de la Rosa de Umberto Eco, custodiada por un ciego anciano, de piel y pupilas pálidas. Si te parece poca cosa como para considerarla laberinto, puedes comprobar cómo se retuercen las leyes de la física en la biblioteca de la Universidad Invisible del Mundodisco de Terry Pratchett, donde los libros viven vigilados por la figura anaranjada y simiesca del Bibliotecario y abren las puertas a otras dimensiones y peripecias. Un lugar similar al Cementerio de los Libros Olvidados que Carlos Ruiz Zafón describe en la Sombra del Viento, aunque en ese caso es un portal en el sentido estricto de la palabra. Igual que la biblioteca de Lucien en el Sueño, en el segundo volumen de Sandman de Neil Gaiman, donde moran los libros que jamás se escribieron y prenden fuego cuando un autor se consagra.

A pesar de ser escenarios potencialmente infinitos, mantienen trazos estéticos que los hacen concretos en porciones de edificio y terreno. Son dimensiones paralelas, grandes como el mundo que las contienen, juegos de y si… Por lo tanto, seguiríamos con el planeta Biblioteca que guarda todos los libros escritos y en la versión moderna de Doctor Who.

¿Y qué es más alucinante que un cuerpo celeste que recibe cada título existente? Un rincón infinito del universo con los libros escritos y los que están por escribir, en cualquier combinación posible. O lo que es lo mismo, la Biblioteca de Babel de Jorge Luis Borges.

Ahora la pregunta es: ¿Qué biblioteca añadirías tú y qué orden físico ocuparía en esta lista?

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , , , , ,

§ 2 respuestas a Las 10 mejores bibliotecas de ficción

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Las 10 mejores bibliotecas de ficción en Vincenzo Sastre.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: