Las 22 reglas de storytelling de Pixar

marzo 15, 2013 § 2 comentarios

emmacoats

Emma Coats es una ex-veterana de Pixar y su weblog es un pequeño pozo de sabiduría en lo tocante a contar historias. Además de dar su visión del mundo de la escritura y el cine,  comparte montones de enlaces útiles para cualquier creativo. ¡Échale un ojo!

  1. Admiras a un personaje por intentar más que por conseguir.
  2. Ten en mente qué es interesante para tu audiencia, no lo que es divertido como escritor. Pueden ser cosas muy diferentes.
  3. Intentar dar con un tema es importante, pero no sabrás de qué va la historia realmente hasta que estés al final. Una vez allí, reescribe.
  4. Había una vez ___. Cada día, ___. Un día ___. A causa de eso ___. Y por eso ___. Hasta que finalmente ___.
  5. Simplifica. Concentra. Combina personajes. Sáltate los desvíos. Sentirás que pierdes material valioso, pero te otorgará libertad.
  6. ¿En qué es bueno tu personaje, con qué se siente cómodo? Tírales todos los opuestos. Desafíales. ¿Cómo se las apañarán?
  7. Aclara el desenlace antes de tratar de desentrañar el nudo. De verdad. Los finales son complicados, consigue que sea lo primero que funcione.
  8. Termina tu historia y desapégate aunque no sea perfecta. En un escenario ideal será ambas cosas, si no, ya lo harás mejor la próxima vez.
  9. Cuando te atasques, haz una lista de qué NO HABRÍA de suceder después. Muchas veces encontrarás material que te desatasque.
  10. Aparta las historias que te gusten. Lo que te gusta de ellas es una parte de ti; reconoce qué es antes de usarlas.
  11. Plasmar algo en papel te permite empezar a llevarlo a cabo. Si permanece en tu cabeza como una idea perfecta, no la compartas con nadie.
  12. Descarta la primera cosa que te venga a la cabeza. Y la segunda, la tercera, la cuarta, la quinta… Descarta lo obvio. Sorpréndete.
  13. Dale opinión a tus personajes. Los personajes pasivos y/o maleables pueden gustarte a medida que escribes, pero son veneno para tu audiencia.
  14. ¿Por qué debes contar ESTA historia? ¿Qué es lo que crees que alimenta esta historia? Eso será el corazón de la misma.
  15. Si fueras tu personaje, en esa situación, ¿cómo te sentirías? La honestidad lleva a la credibilidad a situaciones increíbles.
  16. ¿Qué hay en juego? Danos una razón para identificarnos con el personaje. ¿Qué sucederá si no tiene éxito? Apila todas las posibilidades en contra.
  17. No hay trabajo inútil. Si no funciona sigue adelante, ya volverá en el futuro como algo útil.
  18. Conócete: es la diferencia entre hacerlo lo mejor posible y columpiarte. Una historia es una puesta a prueba, no un refinado.
  19. Las coincidencias que colocan a un personaje en apuros son estupendas; las que los sacan de apuros son trampa.
  20. Ejercicio: Coge los fragmentos principales de una historia que te desagrada. ¿Cómo los reordenarías para conseguir que te gustara?
  21. Debes identificarte con las situaciones y personajes, no puedes escribir bien así como así. ¿Qué te haría actuar de una manera en concreto?
  22. ¿Cuál es la esencia de tu historia, la manera más parca de contarla? Si conoces eso, construye desde allí.

He leído, escuchado y comentado unas cuantas listas de consejos y pocas contienen tantos guiños a confiar en tu instinto y tu propia capacidad. Aun así, merece la pena recalcar detalles interesantes, como escribir el cierre antes del nudo. Un final claro o simplemente transcrito puede sonar a tontería en la distancia corta de un relato breve, pero evita descarrilar, te recuerda el tono hacia la conclusión y parece quitarte trabajo y darte cancha durante el desarrollo.

Los consejos respecto a atascarse también son valiosos. William Goldman ubicaba a sus personajes en situaciones marcianas si desconocía qué hacer a continuación. Emma Coats propone lo mismo desde otro prisma y listar qué no debe ocurrir para apreciar qué sí es útil incluso en escenarios en que, aparentemente, puede suceder cualquier cosa.

Repite conmigo: los personajes mueven la ficción. Necesitan objetivos y opiniones, independientemente de si son arquetipos reconocibles o si se basan en conocidos muy particulares. Mientras tengan por qué luchar, la aventura está viva. Aprietos, problemas y angustias son el sueño húmedo de un sádico si los protagonistas carecen de sentido.

Y si escribes algo que no termina de encajarte, por mucho y muy bien que case en la historia (esa sensación de que en ella descansa el Universo, apacible y sin incomodidades de princesas y guisantes), descártalo. Ojo, no lo borres para siempre, sólo apártalo. Igual lo reciclas más tarde en ese relato, en otro futuro o será la semilla de una próxima ocurrencia que desemboque en un proyecto. Decía alguien que no recuerdo que una mala idea escrita es preferible a la mejor sin escribir. Pues eso.

Finalmente, el último es un ítem muy valioso. No creas tener una historia hasta resumirla naturalmente en menos de quince palabras. Es más: si aparece la frase y no evoca un mundo, con sus tonos, con sus anhelos y sorpresas, ni siquiera borrosos, tampoco tienes nada. Pero no sufras: si se está formando, sólo es cosa de darle tiempo. Juega con ella, moldéala y confía en que, tarde o temprano, encontrarás cómo contarla.

Anuncios

Etiquetado:, , , ,

§ 2 respuestas a Las 22 reglas de storytelling de Pixar

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Las 22 reglas de storytelling de Pixar en Vincenzo Sastre.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: