Por qué un diario es una buena idea para un creativo

abril 23, 2013 Comentarios desactivados en Por qué un diario es una buena idea para un creativo

journal #19 random entry #2

(Photo credit: paperbackwriter)

Los diarios son objetos evocadores de tres clichés: jovencitas preguntándose por qué sus amores ni las miran, cuadernos de bitácora de lobos de mar buscando presas o esperanzas de salir vivos del océano y blogs de quinceañeros que desconocen que ni al Tato le importa si les gustau odian el arroz a la cubana.

Sin embargo, quienes le damos a la tecla (y creativos en general), encontramos en ellos una herramienta estupenda.

Empecemos contando con que es un material que rara vez ve nadie más que su autor, convirtiéndose fácilmente en una vía de escape, en un remanso de paz. Si escribes mucho ensayo o artículos, rellenar un diario con relatos cortos e historias intrascendentes es una manera de desconectar y masajear el músculo creativo.

Además, aunque el censor interno persistirá en su manía de obligarte a borrar y pensar el orden y elección de las palabras, las últimas horas del día consienten mejor los errores que da más pereza reescribir que dejarlos tal cual.

Por supuesto, perfeccionistas hay en todos lados, si bien es en esa distensión al transcribir el tren de tu consciencia donde reside la semilla de la costumbre. Corregir al vuelo es una compulsión y tarde o temprano nos alcanza, pero no tiene sentido si tomamos ese diario como un juego. A fin de cuentas, es la vía rápida a los hábitos, así que rellena el cuaderno con ocurrencias y observaciones en un horario concreto por puro placer y llegarás en un periquete.

Y es que hablo de diarios al uso englobando los anecdotarios repletos de anécdotas e ideas espontáneas. Que vale, es cierto que su motivación es más cercana al principio fotográfico de capturar el instante que a disfrutar del acto de escribir, pero el resultado es similar. Por ejemplo, un amigo mío guarda sus sueños en una libreta. Es el tipo con el sueño más ligero que conozco, la clase de persona que despierta si le miras y te cuestionas el exceso de ruido de tu parpadeo. Con semejante sensibilidad, suele desvelarse en mitad de la noche y, en lugar de cerrar los ojos y volver a dormirse, enciende una lamparilla y anota qué estaba soñando. Algún día sacará alguna idea alucinante y revolucionará el mundo, como si lo viera.

Justo ahí tienes una enésima razón: cuando no sepas qué escribir, lee tus reflexiones. Siempre toparás con material interesante, especialmente si es una colección notas o una libreta como la de mi colega. Libre de ataduras y correcciones, el hilo de pensamiento del momento en el que apuntaste algo influye en el que sigues al releerte. Es decir, está registrado porque te atrajo y a veces tu yo del pasado cogerá de la manita mental a tu yo del presente y le ayudará a discurrir.

Si ninguno de los otros argumentos te convenció igual lo consiguió el rollito atemporal, pero si tampoco ha sido el caso espero que, al menos, dejes de asociar los diarios a cosas de chicas, de marineros o de zagales con cuenta en Blogger.

Anuncios

Etiquetado:, , ,

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Por qué un diario es una buena idea para un creativo en Vincenzo Sastre.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: