Bueno, rápido y barato: elige o muere

mayo 15, 2013 Comentarios desactivados en Bueno, rápido y barato: elige o muere

duaneswierczynski

Me gustaría saber si hay algún copywriter en la sala.

Como es posible que sí y ni siquiera el futuro interpelado sepa qué es eso, si creas textos publicitarios de productos, negocios, personas, ideas y opiniones, eres un copywriter, un copy o un redactor publicitario.

Aclarado eso, haz tuyo este post.

Hace una semana leí una entrevista en LitReactor donde preguntaban a Duane Swierczynski que cuál fue el mayor error que cometió como escritor.

Aceptar una fecha de entrega por agradar a un editor y darme cuenta demasiado tarde de que necesitaba más tiempo (…) Puede ser complicado equilibrar la porción artística (dándote el margen suficiente para dar lo mejor de ti mismo) con el negocio (colocar un producto en las estanterías en una fecha concreta).

Veintitrés minutos después me veía envuelto en la espiral de violencia descontrolada de una ecuación en la que había dinero, ideas, un cliente y una fecha de entrega más ajustada que los pantalones de cuero en una actriz de Hollywood.

¿Y por qué tanto caos repentino?

Partamos del hecho de que creo en El Triángulo Práctico, aquel que viene a decir que rápido y bueno no será barato, barato y bueno no será rápido y que barato y rápido no será bueno.

Lo último que deseas para tu negocio es el primer juego de palabras que cruce la mente de tu equipo creativo. Si te conformas con tan poco mereces cualquier cosa que te pase. Y me molesta la presunción de que seré actor voluntario de semejante despropósito.

De ahí que advirtiera de la posibilidad de soluciones mediocres cuando me propusieron lavar la cara de una marca en dos días.

Quien avisa no es traidor.

Dejando a un lado los agraciados por un golpe de suerte, seguramente exista quien alumbre genialidades en dos días, un Dios entre mortales hijo de humanos y alienígenas capaz de sacarse campañas de debajo de los párpados. Pero ni yo soy ese espécimen ni conozco a nadie que opere bien contrarreloj, sea copy, diseñador, músico o practicante de otras disciplinas artísticas.

No me malentiendas: las fechas límite son útiles y necesarias. Con ellas coordinas tu agenda e impiden dormirse en los laureles perfilando una meta.

Lo malo es ceñirlas, afectar al resultado tirando de ocurrencias facilonas por falta de tiempo, omitir el descanso y las correcciones que sólo tú ves o el regusto amargo de un cliente contento con un trabajo que aún no te convence.

Por eso mi recomendación es sencilla: antes pelear sobre las expectativas económicas que ceder al chantaje de un trabajo cronometrado. Y si no hay más remedio que ocuparse de un proyecto extremadamente urgente, vuélcate, acábalo y olvídalo (aunque probablemente te lo toparás pronto).

Te conviene estar en paz al respecto si no quieres que te persiga y se cuele en tus siguientes creaciones como un fantasma, si no quieres arrastrar esas palabras como cadenas pesadas, si no quieres que estrangulen tu pasión hasta que te plantees colgar las botas.

Porque ese sí será tu mayor error.

Anuncios

Etiquetado:

Los comentarios están cerrados.

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Bueno, rápido y barato: elige o muere en Vincenzo Sastre.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: