BitM

Tecleo somnoliento cada mañana. Tres folios. Máximo 30 minutos.

Es un juego literario liberador y divertido de tres reglas:

Sin pensar. Sin corregir. Sin parar.

Si en algún momento de mi existencia fallara a ese ejercicio ‒exceptuando encontrarme cercano a la muerte clínica‒, la humanidad sería víctima de un ajusticiamiento selectivo llevado a cabo por peligros de varios órdenes de magnitud superiores a lo más chungo imaginable.

Antaño, unos pocos audaces recibían mis barruntes semanales calentitos. Ahora expongo casi cada ejercicio diario.

Olvida las perlas de sabiduría, descarta capítulos de Monty Python, curiosea(me) hilando adormecido,

Barruntando in the Morning

  • Categorías

  • Archivos

  • Mientras tanto, en Twitter…

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

  • ¿Prefieres Facebook?