¡En mis tiempos se googleaba así!

diciembre 18, 2013 Comentarios desactivados en ¡En mis tiempos se googleaba así!

La prehistoria de Google

¡Y el gobierno no podía rastrear tu historial de búsquedas!

(via Rex Pistol)

Anuncios

Stereotank y sus whovianas bibliotecas neoyorkinas

septiembre 10, 2013 Comentarios desactivados en Stereotank y sus whovianas bibliotecas neoyorkinas

stereotank, las pequeñas grandes bilbiotecas neoyorkinas

photo credit: stereotank

Sé que no soy el único al que le gustan las estructuras con forma de platillo volante setentero (¡hola, fans de Dr. Who!), e ignoro de dónde me viene ese gusto, pero estos trastos de la foto también te gustarán a ti.

Son pequeñas bibliotecas, diseminadas en las calles de Nueva York y basadas en el trueque del crossbooking, donde puedes dejar tu libro o llevarte uno. Si miramos desde el exterior por los huecos comprobamos el catálogo, de nuevas adquisiciones desde la izquierda y de los antiguos desde la derecha. Una vez dentro, la cubierta amarillenta de plástico permite una intensidad lumínica óptima para leer.

El diseño es del estudio venezolano Stereotank, respondiendo a un proyecto encargado por la Liga de Arquitectos de Nueva York y el festival PEN World Voices.

(via Design Boom)

 

Puestos a caminar en un armario…

agosto 19, 2013 Comentarios desactivados en Puestos a caminar en un armario…

¿Sabes esos armarios enormes, como pequeñas habitaciones? Pues si tuviera que ver uno por dentro, por curiosear como en aquel anuncio de Carlsberg y no por temor a haber descubierto que soy El Amante o porque un degenerado quiera abrirme en canal, si tuviera que meterme en uno de esos armarios extragrandes, entonces preferiría que fuera una librería apañada y no un santuario de ropa.

Así que estoy convencido de que husmearía un rato en el armario-biblioteca si visitara la casa Echo en Ottawa, Canadá. Un edificio que te gustará o incomodará, o ambas cosas a la vez, por cierto.

(via Bookshelf Porn)

La recaptadora

julio 19, 2013 Comentarios desactivados en La recaptadora

51617[1]

Con trece años extravié un libro que pedí prestado en mi biblioteca.

Ni siquiera era un tomo excesivamente interesante porque trataba sobre administración de redes (sí, ya estaba tarado de aquellas). En realidad jamás supe si  lo había perdido o alguien se equivocó al asignar lo que no debía, pero asumí que se colaría entre cajas de mudanza o fue pasto del desorden de mi habitación de protohombre. Así que viví con la culpa hasta que supe, de rebote, que había sido devuelto.

Por eso siempre he pensado que si se me hubiera aparecido mi bibliotecaria de esta guisa, aunque fuera para notificar que ya no había pérdida o que mi alma iba derechita al cuarto oscuro, me hubiera hecho un favor.

(via FUNsubstance)

Logos Hope, la librería flotante más grande del mundo

junio 7, 2013 Comentarios desactivados en Logos Hope, la librería flotante más grande del mundo

m29980[1]

El Logo’s Hope es un crucero cargado con mas de cinco mil libros de bajo coste. Surcando los mares desde 2004, ha visitado casi cincuenta países distribuyendo libros y su tripulación lleva a cabo numerosos proyectos, incluidas iniciativas saludables, campañas contra el SIDA y labores de alfabetización.

Cada tripulante es un voluntario enrolado durante uno o dos años y la iniciativa, que cuenta con otras naves destinadas a otras causas similares, corre a cargo de la ONG alemana GBA Ships.

Ahora mismo se encuentran en Puerto Princesa, Filipinas, pero puedes curiosear su hoja de ruta aquí.

(via Book Riot)

Esas tierras sagradas para los lectores

junio 4, 2013 § 1 comentario

Esta fotografía es una muestra de esta alucinante galería de bibliotecas antiguas. Si he entendido bien, es una instantánea de la Biblioteca Nacional de la República Checa tomada por el fotógrafo Sean Yan. Con semejantes imágenes es fácil suponer cómo estas instituciones pasan a ser lugares sagrados para los amantes de los libros (sin desmerecer al resto de mortales, claro).

(via Reddit, creo recordar)

Aquellos maravillosos años

mayo 14, 2013 Comentarios desactivados en Aquellos maravillosos años

Nos hacemos mayores. Cuando llevamos horas leyendo en la misma posición cerramos el libro o, como mucho, cambiamos de sitio de lectura.

Pero seguro que recuerdas cuando preferías buscar una postura extraña con tal de no perder el hilo. Ese momento, después de una decena de páginas, cuando te descubrías en una pose aún más molesta. La esperanza de que nadie te hubiera visto.

Sentarte como una persona normal.

Repetir.

 

(via Teaching Literacy)

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con biblioteca en Vincenzo Sastre.

A %d blogueros les gusta esto: